Texas (Teatro de ex alumnos salesianos) tiene sus orígenes en el grupo de teatro del Instituto Mª Auxiliadora y la fuerte movida de ex alumnos que teníamos por el 98. Nace primero el teatro de ex alumnos. En el 99 con  gran entusiasmo e ingenuidad nos presentamos a la prueba de teatro joven de la IMM, la cual no pasamos. Este suceso y un acercamiento al mundo carnavalero nos hicieron pensar…
¿Porqué no hacer algo entre el teatro y el carnaval?
Así es que por Marzo del 2000 parte de ex alumnos, viejo elenco de teatro y por sobre todas las cosas un grupo de amigos (realmente íbamos para todos lados juntos) decidimos empezar a ensayar un espectáculo con baile, canto y actuación. “La tele te tara”, humorada en su formato, parodia de programas televisivos en su contenido. Si bien ese año fue muy llamativa y gratificante la aceptación de parte las casas salesianas, recién a comienzos del 2001 con más integrantes (pasamos de ser 13 a ser 22),  un espectáculo más “profesional” y triplicando la cantidad de actuaciones; nos consolidamos como Texas.
El arte, los valores, la fe y los jóvenes

Son muchas cosas que me gustaría decir de este proyecto creciente como es "Grupo Texas". Pero intentaré resumir mi sentir de la manera más fiel y simple. Texas, no es más ni menos, que un reflejo de lo que viví en cada patio, en cada campamento, en cada misa, en cada mañana de MJS, en IMA. Sería falso e irrespetuoso si no recordara y agradeciera a cada uno de mis animadores, de las hermanas y de los compañeros que formaron parte de mi formación salesiana y teatral. Como se cuenta en la pag. 2 de este mini libro, nacemos por el 2000 en la vida de los ex alumnos de Mª Auxiliadora, pero es importante ir más atrás para entender y hablar de los cimientos y características que intentamos mantener hasta el día de hoy en esta experiencia artística. El concepto de evangelizar que suena tan denso e inabarcable es el motor. Los apóstoles, seguidores de Jesús buscaban trasmiten su vivencia, su experiencia que tanto bien les hizo. Con este espíritu apostólico los que integramos este movimiento hacemos espectáculos para manifestar lo que tan bien nos hizo. Por lo tanto es un espacio que busca a través de las artes escénicas poder decir, trasmitir creencias y valores que pueden no ser verdades absolutas pero son las nuestras.

Cada vez que se crea un nuevo espectáculo, pensamos en lo que aporta al espectador y qué queremos decir con él. En el mundo teatral las nuevas tendencias van por otro lado, al igual que en la sociedad, se prioriza lo estético, la forma, lo efímero; en nuestra manera de hacer arte intentamos mantener y dejarle un lugar prioritario al "mensaje", a lo que decimos. Para lograr esto no podemos "improvisar". Tenemos que estar formados artísticamente y saber lo que hacemos. Algo que nos ha permitido mantenernos con vida dentro del mundo del arte ha sido la capacidad constante de evaluarnos y superarnos, de hacer propuestas de calidad, y de buscar coherencia entre el pensar y hacer, sin perder el humor, la animación y el valor de lo grupal por encima de las individualidades. Al igual que para Don Bosco los destinatarios de nuestro trabajo son los niños y los jóvenes. La idea de tener un elenco de chicos menores de 18 años que hagan sus experiencias artísticas, es parte de esta idea salesiana de trabajar con el futuro de nuestra sociedad, no solo haciendo espectáculos que trasmitan valores sino vivirlos también como grupo. Concluyendo: Los valores (familia, amistad, respeto, alegría, etc.) trasmitidos en forma teatral o a través de una canción, por gente joven con sensibilidad artística, son impregnados por una fe cristiana compartida que de manera implícita se respira en cada ensayo, en cada elenco, en cada creación. Teatro para decir, grupo para crecer y valores para vivir.

Federico Pereyra

Director de Grupo Texas

Un poco de historia - "Don Bosco, el teatro y la música"

Una actividad que cultivó Don Bosco en su Oratorio fue –sin duda- el teatro. El 29 de Junio de 1847 los oratorianos representaron una comedia graciosa titulada "Un Cabo de Napoleón" que tanto agradó e hizo reír al mismísimo Arzobispo Franzoni. Desde 1849 el joven Carlos Tomatis preparaba espectáculos de títeres para ocupar a los internos, los domingos en la mañana cuando Don Bosco confesaba a los externos. Desde 1851 se empezaron a representar farsas o pequeñas comedias y academias poéticos-
musicales. Don Bosco buscaba como fines del teatro: distraer, instruir y educar. Él prefería las obras alegres y que hacen reír. Evitaba las tragedias y los dramas sentimentales o violentos y todo lo que fuera chabacano y de mal gusto para los espectadores.

La música fue otro método que lo apasionaba a Don Bosco para la educación. Como buen italiano amaba el canto. Tenía una buena voz como tenor. Como estudiante en Castelnuovo aprendió algo de violín, piano y órgano. Tenía los conocimientos suficientes como para estar en grado de componer alabanzas religiosas y dársela a sus jóvenes. En 1845 empezó a hacer cursos de canto a un grupo de muchachos. Con la ayuda de dos sacerdotes (Nazi y Chiatellino) enseñó música vocal y alcanzó a crear coros de canto gregoriano y polifónico. Durante los paseos en las cercanías de Turín los muchachos cantaban canciones acompañadas de un tambor, una trompeta y una guitarra. En 1855 Don Bosco creó la banda musical entre los alumnos artesanos. En un principio contaba con solo 12
instrumentos. Pero, para el año 1864 ya eran cerca de 30. Decía él: "Un Oratorio sin música es un cuerpo sin alma". La música es un secreto para el éxito de una buena educación.

Texto extraído de "La vida de Don Bosco" Digital

GRUPO TEXAS es un grupo de jóvenes, actores, cantantes y bailarines, nucleados por su ser artista y motivados por una búsqueda creadora y que buscan trasmitir valores a través de propuestas y espectáculos artísticos.
Nuestro estilo de relación prioriza la persona al artista, sin dejar de entender que el artista realza la persona; apuesta a las buenas vivencias grupales; trabaja de manera organizada y profesional, entendiendo como profesional el respeto, el esfuerzo y el orden por la tarea. Es un estilo donde se acompañan los procesos de crecimiento personal y artístico; donde se busca el protagonismo grupal y no individual; donde se promueve la alegría y el esfuerzo en lo cotidiano.

Facebook

Twiter

YouTube

Mail